Álbum familiar // Family album (by Nicholas Nixon)

01_bebe-cambridge-1980

Las fotografías familiares de Nicholas Nixon tienen tanto una naturaleza personal como una universalidad con la que los observadores pueden conectar. Estas imágenes, algunas de las cuales nunca han sido exhibidas públicamente, celebran los lazos de una relación familiar, sobre todo a medida que aumentan con el tiempo. Incluída en la exposición está la luminosa imagen que Nixon sacó de su esposa Bebe en la bañera. La hermosa luz brillante en su cara sugiere su estado interior, así como la profundidad de su larga relación. También hay muchas fotografías en la exposición que resaltan la riqueza y calidez de la vida diaria con los niños. En una imagen de 1985, una visión recortada de Bebe la muestra a ella mirando hacia abajo, mientras el puño de Clementine emerge de la parte inferior del encuadre, evocando el poder de una nueva vida. Un primer plano de la cara de Clementine hecha al año siguiente, con sus grandes ojos mirando hacia arriba, capta la impresión maravillada del niño. La última fotografía de Clementine en la exposición data de 2003 y la presenta como una mujer joven, que abraza a su madre. Las imágenes del hijo de Nixon, Sam, también se incluyen, mostrándole en diferentes etapas a lo largo de los años y en retratos con su hermana.

//

Nicholas Nixon’s photographs of family are both personal in nature and have a universality with which observers can connect. These pictures, a number of which have never been publicly displayed, celebrate the bonds of close family relationships, especially as they grow over time. Included in the exhibition is the luminous image that Nixon took of his wife Bebe in the bathtub. The beautiful glowing light on her face suggests her interior state, as well as the depth of their long relationship. There are also many photographs in the show that highlight the richness and warmth of daily life with children. In an image from 1985, a cropped view of Bebe pictures her gazing downward, as Clementine’s fist emerges from the bottom of the frame, evoking the power of a new life. A close-up of Clementine’s face made the following year, with her wide eyes gazing upward, captures the toddler’s impression of wonder. The latest photograph of Clementine in the exhibition dates to 2003 and depicts her as a young woman, embracing her mother. Images of Nixon’s son, Sam, are also included, showing him in different stages over the years and in portraits with his sister.

03_clementine-and-bebe-cambridge1

05_cambridge-web

nn2

nn6

nn10

nn8

Bebe and Clementine 1986

466249

picNixonIsabella-and-Christine-Bernett,-Worcester,-Mass.,-2007-730708

nn12

(via: http://artblart.com/2011/04/28/exhibition-nicholas-nixon-family-album-at-museum-of-fine-arts-boston/)

Superposición de todas las imágenes de la serie Las Hermanas Brown // Superposition of all images in the series The Brown Sisters (by Nicholas Nixon)

Nicholas Nixon desarrolló el maravilloso ensayo sobre el paso del tiempo, realizando una fotografía cada año de su mujer Bebe y sus tres hermanas. En este blog ya se publicó una entrada anterior sobre esto, que puede verse haciendo click en este enlace.

Dado que todas las fotografías de la serie utilizan el mismo tipo de escena y la misma distribución de las personas que aparecen, esta que se muestra ahora consiste en una superposición de todas las fotografías de la serie, dando como resultado una imagen de lo más interesante.

//

Nicholas Nixon developed the wonderful essay about the passage of time, making each year a photograph of his wife Bebe and her three sisters. In this blog published a previous post about this, which can be viewed by clicking this link.

Since all the pictures in the series use the same type of scene and the same distribution of the people shown, this is now shown in a superposition of all the pictures in the series, resulting in a very interesting picture.

Las hermanas Brown // The Brown Sisters (by Nicholas Nixon, 1975-2005)

Una de las investigaciones más convincentes acerca del retrato y el tiempo en la fotografía contemporánea está en la visión Nicholas Nixon: Las hermanas Brown. La exposición presenta el trabajo más conocido del fotógrafo Nicholas Nixon, una serie de retratos en blanco y negro, de su mujer Bebe y sus tres hermanas, realizadas cada año desde 1975. Mientras que las fotografías tienen sus raíces en las instantáneas de la familia, el rigor del artista y el compromiso de las mujeres en el proyecto trasciende su herencia para crear un testimonio en movimiento sobre las relaciones humanas.

Desde 1975, Nicholas Nixon ha fotografiado a su mujer Bebe y sus tres hermanas cada año, trabajando dentro de una serie de limitaciones impuestas. El formato de las fotografías se estableció con la primera y no ha variado sustancialmente en los 31 años que ha durado. Las hermanas se alinean en el mismo orden de izquierda a derecha, Heather, Mimi, Bebe, Laurie. Con pocas excepciones, el escenario suele ser al aire libre, en un jardín o una playa, y con luz natural. Nixon, que se presenta ante el grupo con una cámara de 8×10, aparece a veces como una sombra sobre las mujeres. No importa cuántas exposiciones haga, Nixon selecciona sólo una en representación de las mujeres cada año.

A partir de estos parámetros limitados, Nixon ha creado un ensayo de gran alcance sobre el paso del tiempo, capturando los cambios concomitantes y el desplazamiento de los estados de ánimo, mientras acredita el carácter duradero de los lazos familiares. Cuando las 31 fotografías realizadas entre 1975 y 2005 son examinadas, los espectadores pueden estudiar no sólo los cambios imprevistos en el fondo, la iluminación, y el vestido, sino también el envejecimiento progresivo e incremental de las mujeres, y acontecimientos trascendentales de la vida como el embarazo. Un análisis más detallado también sugiere cambios tanto en el comportamiento y la psicología de las mujeres como en sus relaciones entre ellas.

La admiración de Nixon por el fotógrafo Walker Evans le llevó a trabajar con cámaras de gran formato, primero utilizó negativos de 4×5 pulgadas y después negativos de 8×10 pulgadas. Para “Las Hermanas Brown” empleó una gran cámara de 8×10 montada en un trípode en la que debía cargar cada hoja de película por separado para cada exposición. Luego utilizó negativos de 8×10 para hacer impresiones de contacto, lo que da a las fotografías resultantes una gran claridad e impacto.

//

One of the most compelling investigations of both portraiture and time in contemporary photography is on view in Nicholas Nixon: The Brown Sisters. The exhibition presents photographer Nicholas Nixon’s best-known work, a series of black-and-white portraits of his wife Bebe and her three sisters taken each year since 1975. While the photographs have their roots in family snapshots, the rigor of the artist and the commitment of the women to the project transcend their heritage to create a moving testament of human relationships.

Since 1975, Nicholas Nixon has photographed his wife Bebe and her three sisters each year, working within a number of deliberate constraints. The format of the pictures was set with the first one and has not varied substantially in the intervening 31 years. The sisters are lined up in the same order from left to right: Heather, Mimi, Bebe, Laurie. With few exceptions, the setting is outdoors on a lawn or a beach, and in natural light. Nixon, who stands before the group with an 8×10 view camera, appears at times as a shadow cast across the women. No matter how many exposures he makes, Nixon selects only one to represent the women each year.

Working within these limited parameters, Nixon has created a powerful essay on the passage of time, capturing attendant changes and shifting moods while testifying to the enduring nature of family ties. When all 31 photographs made between 1975 and 2005 are examined, viewers can study not only incidental changes in background, lighting, and dress, but also the gradual, incremental aging of the women, and such momentous life-events as pregnancy. Close scrutiny also suggests changes in both the demeanor and psychology of the women and their relationships with each other.

Nixon’s admiration for photographer Walker Evans first led him to work with large-format cameras, first one that uses 4 x 5 inch negatives and then one that uses 8 x 10 inch negatives. For The Brown Sisters, he employs a large 8 x 10 view camera mounted on a tripod and must load each sheet of film separately for each exposure. He then uses his 8 x 10 negatives to make contact prints, which gives the resulting photographs maximum clarity and impact.